Aprender a sembrar y cuidar un huerto es una oportunidad para salir de la rutina semanal en la que el trabajo intelectual predomina sobre el motor, creativo y físico en general.  

Es también un espacio en el que, apartados de las prisas y el ruido, cada participante puede conectar con la naturaleza y consigo mismo, observando, experimentando, cuidando de un espacio vivo que le necesita para su crecimiento, y compartiendo esta labor con su familia o amistades.

Así, además de comprender el funcionamiento de un huerto y sus cuidados tiene  la posibilidad de observar y crear en compañía de su equipo, exponiendo sus propuestas, llegando a acuerdos, siguiendo una estrategia, asumiendo responsabilidades y persiguiendo una meta: “Cosechar los frutos” 

Los objetivos que propone este taller son:

Aprender a diseñar un huerto personalizado de acuerdo a los intereses y características individuales o grupales.

Practicar la siembra y el cuidado de plantas asociadas en gremios simbióticos para el beneficio del sistema.

Construir un suelo vivo y sostenible que imite a los bosques y praderas manteniendo microorganismos benéficos, insectos polinizadores y defensores del huerto.

Esta tarea, entusiasma, invita a planificar, a diseñar, a seguir un proceso de gestión sostenible del suelo y usar la creatividad para solucionar los problemas. Los beneficios que proporciona esta actividad abarcan desde la paz mental hasta el desarrollo creativo y la autorrealización emocional.

Consecuentemente, con el paso del tiempo se obtiene un huerto en equilibrio en el cual disfrutar de las verduras y frutas recién cosechadas en un cultivo ecológico y saludable.

Niveles: 3

Duración: 9 sesiones cada nivel